domingo, 1 de abril de 2018

CRISTO HA RESUCITADO

La Pascua celebra la Resurrección de Jesucristo, victorioso sobre la muerte. 
Verdad fundamental de la fe cristiana. 
Éste es el día en que actuó el Señor. 

Ofrezcan los cristianos
ofrendas de alabanza
a gloria de la Víctima
propicia de la Pascua.

Cordero sin pecado
que a las ovejas salva,
a Dios y a los culpables
unió con nueva alianza.

Lucharon vida y muerte
en singular batalla,
y, muerto el que es la Vida, 
triunfante se levanta.

«¿Qué has visto de camino,
María, en la mañana?»
«A mi Señor glorioso,
la tumba abandonada,
los ángeles testigos, 
sudarios y mortaja.
¡Resucitó de veras
mi amor y mi esperanza!

Venid a Galilea,
allí el Señor aguarda;
allí veréis los suyos
la gloria de la Pascua.»

Primicia de los muertos,
sabemos por tu gracia
que estás resucitado;
la muerte en ti no manda.

Rey vencedor, apiádate
de la miseria humana
y da a tus fieles parte
en tu victoria santa.


Amén. Aleluya.



sábado, 24 de marzo de 2018

Comienza la SEMANA SANTA


Con la llegada del Domingo de Ramos, en el que celebramos la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, damos la bienvenida a la Semana Grande, Semana de Pasión, "La Semana Santa". 
DESDE AQUÍ OS ANIMAMOS A QUE VIVÁIS INTENSAMENTE ESTOS DÍAS, EN LOS QUE JESUCRISTO DA SU VIDA POR NOSOTROS. 

miércoles, 14 de febrero de 2018

COMIENZA LA CUARESMA



Una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor. 
Para prepararnos a recibirla, comenzamos la Cuaresma, «signo sacramental de nuestra conversión», que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.
La Cuaresma comienza el miércoles de ceniza.
Durante este tiempo especial, contamos con una serie de medios concretos que la Iglesia nos propone y que nos ayudan a vivir la dinámica cuaresmal.

Ante todo, la vida de oración, condición indispensable para el encuentro con Dios. En la oración,  el creyente comienza el diálogo íntimo con el Señor, dejando que la gracia  llegue a su corazón, a semejanza de la  Virgen María.

Asimismo, también debemos intensificar la escucha y la meditación atenta a la Palabra de Dios, la asistencia frecuente al Sacramento de la Reconciliación y la Eucaristía, lo mismo la práctica del ayuno, según las posibilidades de cada uno.

martes, 6 de febrero de 2018

JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO 2018



La Iglesia debe servir siempre a los enfermos y a los que cuidan de ellos con renovado vigor, en fidelidad al mandato del Señor (cf. Lc 9,2-6; Mt 10,1-8; Mc 6,7-13), siguiendo el ejemplo muy elocuente de su Fundador y Maestro.



Este año, el tema de la Jornada del Enfermo se inspira en las palabras que Jesús, desde la cruz, dirige a su madre María y a Juan: «Ahí tienes a tu hijo... Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa» (Jn 19,26-27).



Estas palabras del Señor iluminan profundamente el misterio de la Cruz. Esta no representa una tragedia sin esperanza, sino que es el lugar donde Jesús muestra su gloria y deja sus últimas voluntades de amor, que se convierten en las reglas constitutivas de la comunidad cristiana y de la vida de todo discípulo.



El dolor indescriptible de la cruz traspasa el alma de María (cf. Lc 2,35), pero no la paraliza. 



En la cruz, Jesús se preocupa por la Iglesia y por la humanidad entera, y la Virgen está llamada a compartir esa misma preocupación. 



A María, Madre de la ternura, queremos confiarle todos los enfermos en el cuerpo y en el espíritu, para que los sostenga en la esperanza. Le pedimos también que nos ayude a acoger a nuestros hermanos enfermos. La Iglesia sabe que necesita una gracia especial para estar a la altura de su servicio evangélico de atención a los enfermos. 






Papa Francisco

miércoles, 25 de octubre de 2017

lunes, 9 de octubre de 2017

Celebramos la fiesta de la Virgen del Pilar.

El   12 de Octubre, celebramos la fiesta de la Virgen del Pilar. Que Ella nos guíe y nos ayude siempre.

Virgen Santa, Madre mía.
Luz hermosa, claro día,
que la tierra aragonesa
te dignaste visitar.

Este pueblo que te adora,
de tu amor favor implora,
y te aclama y te bendice
abrazada a tu Pilar.

Pilar sagrado
faro esplendente,
rico presente
de caridad.
Pilar bendito
Trono de gloria.
Tú a la victoria
Nos llevarás.

Cantad, cantad
himnos de honor y alabanza
 cantad, cantad     
a la Virgen del Pilar.



lunes, 2 de octubre de 2017

Celebramos la fiesta de San Francisco de Asís.

Francisco nació en Asís, Italia en 1181. Su padre era comerciante y su madre pertenecía a una familia noble.  Cuando Francisco tenía como unos veinte años, hubo pleitos y discordia entre las ciudades de Perugia y Asís. Francisco fue prisionero un año. Cuando recobró la libertad cayó gravemente enfermo.  Se dio cuenta que la batalla espiritual empieza por la mortificación y la victoria sobre los instintos. Un día se encontró con un leproso que le pedía una limosna y le dio un beso.
Visitaba y servía a los enfermos en los hospitales. Siempre, regalaba a los pobres sus vestidos, o el dinero que llevaba. Un día, una imagen de Jesucristo crucificado (El Cristo de San Damián), le habló y le pidió que reparara su Iglesia que estaba en ruinas. 



Decidió ir y vender su caballo y unas ropas de la tienda de su padre para tener dinero para arreglar la Iglesia de San Damián. Llegó ahí y le ofreció al padre su dinero y le pidió permiso para quedarse a vivir con él. El sacerdote le dijo que sí se podía quedar ahí, pero que no podía aceptar su dinero. Pasó algunos días en oración y ayuno. Regresó a su pueblo y estaba tan desfigurado y mal vestido que las gentes se burlaban de él como si fuese un loco.  
Su padre  ahí   le dijo que volviera a su casa o que renunciara a su herencia y le pagara el precio de los vestidos que había vendido de su tienda. San Francisco no tuvo problema en renunciar a la herencia y del dinero de los vestidos pero dijo que pertenecía a Dios y a los pobres. 
Su padre le obligó a ir con el obispo de Asís quien le sugirió devolver el dinero y tener confianza en Dios. San Francisco devolvió en ese momento la ropa que traía puesta para dársela a su padre ya que a él le pertenecía. El obispo regaló a San Francisco un viejo vestido de labrador que tenía al que San Francisco le puso una cruz con un trozo de tiza y se lo puso.
San Francisco partió buscando un lugar para establecerse. En un monasterio obtuvo limosna y trabajo como si fuera un mendigo. Unas personas le regalaron una túnica, un cinturón y unas sandalias que usó durante dos años.


Luego regresó a San Damián y fue a Asís para pedir limosna para reparar la Iglesia.  Una vez hechas las reparaciones de San Damián hizo lo mismo con la antigua Iglesia de San Pedro. Después se trasladó a una capillita llamada Porciúncula, de los benedictinos, que estaba en una llanura cerca de Asís.
 Era un sitio muy tranquilo que gustó mucho a San Francisco.


 Comenzó a hablar acerca de la penitencia. Sus palabras llegaban a los corazones de sus oyentes. Al saludar a alguien, le decía “La paz del Señor sea contigo”.
San Francisco tuvo muchos seguidores y algunos quisieron seguir sus pasos. Su primer discípulo fue Bernardo de Quintavalle que era un rico comerciante de Asís que vendió todo lo que tenía para darlo a los pobres. San Francisco les concedió hábitos a los dos en abril de 1209.  Cuando ya eran doce discípulos, San Francisco redactó una regla breve e informal que eran principalmente consejos evangélicos para alcanzar la perfección. Después de varios años se autorizó por el Papa Inocencio III la regla y les dio por misión predicar la penitencia.



La pobreza era el fundamento de su orden. San Francisco sólo llegó a recibir el diaconado porque se consideraba indigno del sacerdocio.  El número de compañeros del santo iba en aumento.
Santa Clara oyó predicar a San Francisco y decidió seguirlo en 1212. San Francisco consiguió que Santa Clara y sus compañeras se establecieran en San Damián. La oración de éstas hacía fecundo el trabajo de los franciscanos.


San Francisco dio a su orden el nombre de “Frailes Menores” ya que quería que fueran humildes.
En la Navidad de 1223 San Francisco construyó una especie de cueva en la que se representó por primera vez el nacimiento de Cristo y se celebró Misa. Él, es el "inventor de los belenes"


El 17 de Septiembre  1224  recibió los estigmas, señales de la Pasión de Cristo. Murió el 3 de Octubre de 1226 después de escuchar la Pasión de Cristo según San Juan.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

CELEBRAMOS LA NATIVIDAD DE LA VIRGEN MARÍA.

El día 8 de septiembre, celebramos el nacimiento de la Virgen. La celebración de la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, es conocida en Oriente desde el siglo VI. Fue fijada el 8 de septiembre, día con el que se abre el año litúrgico bizantino.
Son muchas las fiestas que a lo largo de nuestro país se celebran ese día, entre ellas destacamos:
La fiesta de la Virgen de la Sierra en Villarrubia de los Ojos. 


Hoy nace una clara estrella,
tan divina y celestial,
que, con ser estrella, es tal,
que el mismo sol nace de ella.


Canten hoy, pues nacéis vos,
los ángeles, gran Señora,
y ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.

Canten hoy pues a ver vienen
nacida su Reina bella,
que el fruto que esperan de ella
es por quien la gracia tienen.

Dignan, Señora de vos,
que habéis de ser su Señora,
y ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.

Pues de aquí a catorce años,
que en buena hora cumpláis,
verán el bien que nos dais,
remedio de tantos daños.

Canten y digan, por vos,
que desde hoy tienen Señora,
y ensáyense desde ahora,
para cuando venga Dios.

Y  nosotros que esperamos
que llegue pronto Belén,
preparemos también 
el corazón y las manos.

Vete sembrando, Señora,
de paz nuestro corazón,
y ensayemos, desde ahora,
para cuando nazca Dios. Amén.